domingo, 9 de octubre de 2011

La anécdota de los relojes Porsche de Steve Jobs


Hace unos días que falleció Steve Jobs y quiero hacerle mi homenaje particular.

Me acabo de descargar el libro “El Camino de Steve Jobs” en iBooks y voy a disfrutar de su lectura desde mi iPad durante estos días.

Voy a publicar extractos del libro que ayuden a entender a este gran personaje.

Vamos por el primero.

Steve usaba un reloj Porche porque había quedado muy sorprendido por la calidad del diseño, digna de un museo. Todo el que descubría su reloj, quedaba admirado. Entonces Steve se lo quitaba y se lo regalaba como si dijera “felicidades por reconocer un diseño excelente”. Minutos después llevaba un reloj idéntico en su muñeca. Cada uno costaba alrededor de 2.000 dólares y guardaba una caja llena en su oficina para regalarlos.

Tenemos mucho que aprender de Steve, me quedo con su fuego interior, su pasión por las cosas y su capacidad de transmitirlas a su gente.

1 comentario:

  1. Curioso lo desprendido que era. Como persona tenía un caracter dificil y exigente en demasía, lo que le granjeaba antipatías. Posiblemente era una forma muy peculiar de ganar amigos ¿o admiradores? Aun así,fue un genio visionario dificil de imitar.

    ResponderEliminar